Etiquetas

, , , , , ,

IMG_1191La muerte de mi padre se acerca. Con su lamentable partida mi reinado comienza. Después de su deceso, vertiginosamente fui coronado. Mi primera obra como rey iba a ser reunirme con los asesores de mi padre. Hoy daba inicio mi imperio y todos los problemas que el dipsómano de mí implacable progenitor había dejado sobre mis hombros. Posteriormente a la asamblea, la mucama de mi madre me comunica que me quiere ver.

Entro a su cuarto y la veo llorando y tartamudeando entre suspiros y lagrimas. Me pregunta con desaire “¿no te afecta la muerte de tu padre?” Rápidamente le contesté “usted tiene que saber que su rey fue  un cerdo inútil y pertinaz.” No entiendo como alguien tan desconocedor e incapacitado pudo mantener tantas tierras antes sus pies. Al terminar mis palabras, sentí la furia su palma  anclar en mi cara. Furioso por la medianía de esta mujer, la paré, la tome fuertemente por las muñecas y le hice sentir  mi disgusto. “El rey de usted soy yo, espero que su lealtad y su predilección estén conmigo ahora.” Sin duda alguna, a la única persona que quería de verdad , la  estaba lastimando tanto como ella a mi.

Estoy tirado en el piso mientras veo a aquel cerdo comerse mis entrañas. Perdido y miserable de la vida que ahora me rechaza. ¿por qué deje que este animal me lastimara tantos años? Bañado en mi propia sangre, casi despierto, sudoroso me voy a dar un baño. Me he de reunir con las doncellas para distraerme de mis angustias corruptas. Mandé a preparar una gran fiesta en honor a mi nacimiento. Invité a todos los amigos del reino.

Me quede sentado en mi silla observando. Recibía saludos entre muelas de burócratas lambiscones. Pero de repente veo esta silueta acercándose. Me regaló una botella de vino de buena casta. La acepte, ni siquiera pregunte por su remitente, pues estaba mas al pendiente de su belleza. Mas pues la obra es un tanto mas querida por quien la hace.  Se que nos volveremos a encontrar.

Continuamente, trataba de tener festejos para que los bohemios se olvidaran de su perra condición. Uno de los medios mas eficaces en contra de las conspiraciones será que el pueblo no odie ni desprecie al príncipe.

Su obra fue querida, tantos que nos volvimos a encontrar en las calles cerca de la plaza. Decidí llevarme a esa personas a mis aposentos. Sabia que no iba a dudar en tomar su decisión. ¿Quién se le negaría al rey? Y mas a uno tan codiciado como yo.

Cuando llegamos a mi palacio, mandé a pedir aquella botella de vino que me había regalado. Le brindé una copa aunque el desistió. Le pasé la mano por el pelo, luego le di un beso y bebí de la copa. Luego de unos minutos mi madre entró por la puerta y me ve con el. Se quedo parada allí en el marco, estupefacta, no sabía que decir. Estaba desesperado. “No sabía que tu podrías traer tanta deshonra a la familia, tu padre se debe de estar revolcando en su tumba.” Antes de pensarlo, corrí hacia la puerta y la cerré. Empuje a mi madre hacia la pared, y la cuchilla que tenia en mi mano se enterró en su delicado cuello. Volteó la mirada hacia la cama y lo vi a él. El causante de este problema, quien también me vio matar a mi madre. Así también me vería matarlo a él. Me quedé dando vueltas en mi cuarto.

Se me iba nublando la mirada. La cabeza me daba vueltas. Estaba adormecido y adolorido, un dolor que venia de mi revoloteado estómago. Me llegó al pensamiento aquel cerdo de mis pesadillas. Estaba pendiente para la oportunidad de atacarle las entrañas a aquel que yo adoraba. Ese cerdo desconocedor e incapacitado. Era inútil excepto para una sola cosa, arrebatarme lo que es mío. Él, quien era mío.

Mi cuerpo no pudo más y cayó al lado de mi madre, lo último que vi.

 

El Príncipe – Nicolás Maquiavelo “Uno de los más eficaces medios contras las conspiraciones será el que el pueblo no odie ni desprecie al príncipe.”

 Lazarillo del Tormes – “Y sin duda, debía decir la verdad”

 La Divina Comedia – Dante Alighieri “Mas pues la obra es un tanto mas querida por quien la hace.”

 

—Lucero G. Michel

Anuncios