Etiquetas

, , ,

IMG_1188

 

Mi madre me prevenía, que tuviera cuenta.

Que no creyera, me repetía. Niña estúpida al fin.

Me perdí en su laberinto de palabras.

Quedé drogada con sueños,

con promesas de un mejor futuro.

Uno que no merecía.

A inconsciencia, Construiría los cimientos de mi hogar,

con las lagrimas de una extraña y sus crías abandonadas.

Tú, con varios mundos recorridos,

supiste como nublar mi pensar.

Me aconsejabas a tu conveniencia,

fabricando una utopía que al igual que todas, jamás podría ser verdad.

Desapareciste un día para no volver.

Habías dejado atrás uno de tus equipajes.

Uno, que con la sombra de la noche llevé en mi vientre,

hasta que no pude aguantarlo mas.

Luego de tantos años, de haberlo dado todo.

ya no te sirvo ¿cierto?

Fui tan fácilmente reemplazada,

pero lo que mal empieza mal termina.

Ahora mi madre no me dice nada.

Me da consuelo en silencio con esos grandes ojos.

Encadenada en mi cama, husmeo constantemente por compañía.

Un cuarto frío me arropa,

y me protege de las voces que escucho a lo lejos

y las sombras que se mueven lentamente.

Tomás G. Michel

 

Anuncios