Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

IMG_1190Relato de un mundo incierto, que habita entre la abyecta realidad y la quimérica agonía. Conducción a una tierra de nadie; tierra de todos. El sudor de versos imperdonables; la evocación de la naturaleza impulsiva, pasional e instintiva del mortal. Recuento de un exilio a la deriva por las fronteras en el  archipiélago del logos —ágora— odisea silente, percepciones narcóticas; una selva perdido en el islote —istmo— de placeres en el torcido sedero del pathos. Michael Christoforatos en su limitada jurisdicción, nos autoriza a vagar perenne en el dominio de ese animal que llevamos dentro, aquel que ethos no edicta ni contorna.

El abordaje al mundo onírico en el poemario Delirio Quimérico es inminente. Fundamentado sobre un existencialismo enmarcado por realidad socio-cultural de un pueblo que ha recibido los incesantes azotes del imperialismo. Presentando una visión alternativa, a través del foco divisador de lo sublime en las periferias, cuando es un arduo reto realizar dicha alquimia.

delirioEl verbo, lo sensual, lo terrenal y lo efímero; temáticas que rebozan de las paginas, lanzados por los vicios del ser humano. La consciencia colectiva y la voz critica —encaran— evocan acontecimientos históricos y se aluden a próceres heroicos, mas no con grave intelectualidad, si no con etérea espiritualidad.

Un arraigamiento al folclor elaborado de espíritu criollo, expuesto a la promesa de sanar la enfermedad diagnosticada por  Memmi. El clamor del ciudadano; una patria que sufre a (in)conciencia, los estragos de un sistema que reside en la otredad. Tal, que con maneras demagogas estanca a su prole, llevándolos al borde del precipicio.

Es imperante mencionar el llamado al amor por las artes, una preocupación de este joven prometedor que resalta en toda su obra. El matiz que rosa entre el objeto de afección y la causa de sueños y deseos reprimidos, contra la turbia consciencia magnicida de ilusiones, nos deja en la lengua un sabor agridulce que provocara un afanoso apetito en busca de esa ligera pizca de controversia.

Christoforatos, quien ademas de su temprana edad posee una amplia visión,  es puertorriqueño y le enriquece sangre griega, española y dominicana, lo que le hace sentirse no solo ciudadano de su patria, si no ciudadano del mundo. Es influenciado por autores como Edgar Allan Poe, Rubén Dario, Juan Antonio Corretjer y  Albizus Campos —su periodismo—. Le atrae la literatura vanguardista e hispanoamericana y se considera un militante de cultura y evolución social. Fue parte de la antología Salmo De Un Esclavo, publicada por el departamento de educación del E.L.A. de Puerto Rico.

Luego de una interesante entrevista a quien ahora formara parte de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras para iniciar estudios post-secundarios en la facultad de las letras, aseguraba que sus pensamientos rondan en la finalidad de resaltar sus ideales y hacer escritura a través de la aspiración al progreso. Al preguntarle cual era la identidad que le había dado a su libro Delirio Quimérico  me contestó: “Convertí cada poema en un sueño y cada sueño en un poema”.

 Tomás G. Michel

Anuncios