Etiquetas

, ,

PRIDE

 

Inhalando más de lo que el pecho aguanta

en un cosmos egocéntrico

con frente altiva,

bandea encima de calles

pavimentadas de honores agrietados

en busca de un digno 

para hacerle frente en duelo

a reencarnación de Perseo.

 

De atreverse a mirarse a sí

intoxicaría su espíritu

pues en un espejo que miente

distorsiona y tergiversa

no precisar intervención divina

al tenerse en si lo necesario

condena a lagunas de azufre

 

¿Porqué este ministerio de gobernar mundanos?

si entre divinidades celestiales

tal presencia es adecuada;

alevoso engaño a causa de hermanos

ilícito descenso,

pues tal gracia no tiene cabida mortal

 

En desértica soledad

por no estar bajo el sol, el objeto de estima

ha de amar su frescura

mientras asciende nuevamente

a la esfera de deidades, de la cual proviene.

Tomás G. Michel 

Anuncios