Etiquetas

, , , , , , ,

IMG_0648De todas las problemáticas sociales que cunden mi contexto inmediato, el machismo, es merecedor de una rencilla especial por parte de mi persona. Me ha hecho un espectador —sin elección— de todo tipo de maltratos a diferentes niveles de intensidad. Se definiría como un conjunto de actitudes o comportamientos, los cuales se esfuerzan en subordinar a la mujer con respecto al hombre; mas yo no estaría del todo de acuerdo. Para lo que a este escrito respecta, estos se limitan a ser los síntomas exhibidos por los portadores de esta infame condición.

La masculinidad hegemónica tiene un sinnúmero de manifestaciones en diversas esferas de nuestra sociedad. Todo tipo de organizaciones se ven infestadas con la misma, pues como ideología, ha sido muy abarcadora. Tal fuerza, le ha permitido estar presente y latente en diversos aspectos de nuestras vidas y como consecuencia, su reproducción ha pasado a ser parte de la norma, pese a lo errado de su fundamento y lo tergiversado de su panorama.

La sobreactuación de estas características, implican fundamentalmente el intento desesperado de esconder un déficit o un sin número de defectos de lo que se tiene percepción, ya sea consciente o inconsciente. No es más que el conjunto de demostraciones de un ser agobiado por sus propias inseguridades.

Irónicamente, todo el mundo necesita sentirse parte de la sociedad y a la misma vez se busca la sensación de ser/estar adecuado ante los roles de género que la misma establece. Al fin y al acabo, el ser humano es un animal social. Aunque por mi parte, debo decir que he conocido un puñado de personas, que idelológicamente están por encima de dicha categorización  y no caen en su juego; esta es una extrema minoría en comparación con las masas que participan ciegamente en dicha manipulación.

La teoría de sobrecompesación masculina, explica como el hombre que se siente inseguro de si mismo sobreactúa un conjunto de comportamientos, en el esfuerzo de adquirir el estatus de “masculino” ante los ojos de los demás y ante los propios. Es importante para el hombre en cuestión sentirse validado por sus homólogos.

¿Será este comportamiento es el mecanismo de defensa ante la feminidad, masculinidad deficiente u homosexualidad?

Interesantemente, en un estudio realizado por Adams, se encontró como los hombres homofóbicos mostraron mayor excitación sexual, mientras eran expuestos a videos de relaciones homosexuales; pese al intento de intentar reportar lo contrario. De hecho Kimmel nos dice que la homofobia, es la personificación del miedo a que otros detecten la masculinidad insuficiente en sí mismo.

Es justo entonces decir, que masculinidad hegemónica se basa a si misma en la subordinación de la mujer y su rol, pues el dominio que este intenta ejercer no permite el desarrollo de la igualdad entre género.

Si algún día, mis queridos lectores, se ven en la necesidad o simplemente en la curiosidad sobre saber cuan inseguro sobre si mismo es algún conocido, familiar o amigo con respecto a su masculinidad… ¡Ataquenla! y vean dicho personaje explotar en un derrame de testosterona tratando de cubrir el déficit que usted intenta crear o recalcar, al tratar de probarle lo contrario. Si el mismo tiene gran seguridad de los que es y representa, hay una gran probabilidad en que no caiga en sus incitaciones y simplemente le ignore. De lo contrario, ojo, que como dicen las estadísticas “el machismo mata”.

Tomás G. Michel

Anuncios