Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

IMG_0559Luego de que la fotografía de su ficha policial fuera publicada en la página de facebook del Departamento de Policía de Stockton en California, Jeremy Meeks causó tal revuelo por su apariencia física, que le llevó a una fama inminente y a acaparar la atención de las redes sociales al igual que los medios noticiosos de Estados Unidos.

Fue sumamente interesante o mas bien estupefaciente, el poder observar como las multitudes tomaban una posición benévola, a favor del caso del criminal y su ofensa para con las normas sociales. Siendo consentido como un marginado y digno de lástima pues ahora era privado de su libertad. Totalmente se ignorada el motivo de su apresamiento.

De primera instancia no pude controlar el pensar como nuestra sociedad esta cada vez más afectada por unos valores morales cojos que buscan justificarse. Sin embargo me sorprende mas aún como el poder de la apariencia física, lo superficial llega a ser primordial e indispensable en todas nuestras vidas. A raíz de esta dinámica superflua se ven afectadas o influenciadas los juicios y percepciones de muchos que no sabemos observar lo que tenemos de frente.

Hay una clara decadencia en la formación de seres humanos, y esto lo digo desde un punto de vista laicista, pues no es necesaria la presencia de religión X para impartir valores de forma efectiva y poder formar individuos con una ética mas o menos decente. De hecho este arresto y sus secuelas circunstanciales han desafiado todo entendimiento lógico a lo que había podido observar en todos mis años de vida.

Este hombre de treinta años, fue arrestado por posesión de armas de fuego, terrorismo callejero y en adición resistir y obstruir a la justicia. De hecho, no es su primera vez en el acto de delinquir. Un lamentable suceso que no ha sido impedimento para que la cara de buenas facciones, ojos azules y apariencia bi-racial —hijo de padre negro y otro blanco; mulato—  de Meeks levantara una simpatía masiva. No solo se ha creado una página de facebook en su honor para ayudarle a reivindicar su imagen ante el público, si no que a través de esta, se pretende dar a conocer su historia y así reunir fondos para pagar su fianza la cual promete ser de 250,000 dolares, lo cual están logrando poco a poco.

Con anterioridad, había cumplido nueve años en prisión por robo mayor. Es de hecho descrito por la policía de Stockton como uno de los criminales más violentos del área.

El ex convicto —y posiblemente convicto nuevamente— ha gozado de los efectos que el hechizo del halo effect ha causado sobre sus seguidoresEste es un sesgo cognitivo (psicología) por el cual la percepción de una característica es dominada por rasgos previos y su conjeturas de interpretaciones. Dígase, si nos agrada una persona principalmente por su aspecto físico, tendemos a calificarles con características favorables, incluso si se está desinformado en el valor cualitativo del mismo.

Se han confirmado a través de estudios por Efron en el 1974, que las personas atractivas reciben sentencias menos severas que las personas menos agraciadas independientemente del crimen cometido.

Podemos entonces darnos cuenta de lo imperfecto y arbitrario que puede llegar a ser nuestro criterio a la hora de juzgar un comportamiento en particular y de como podría este accionar de manera parcializada repercutir a la hora discernir sentencias sobre un individuo.

Muchas personas juran y perjuran que lo que importa es lo de adentro, que el físico es irrelevante; Meeks sin embargo, ha demostrado todo lo opuesto con su caso. De hecho su look le ha sido muy relevante a la hora de buscar alternativas para salir de su aprieto.

Jeremy Meeks

Vivimos en una sociedad en donde se le da más importancia a lo visual, a la imagen, a lo frívolo por sobre lo demás. Una en la que la moral sirve para atacar al prójimo y a sus estilos de vidas, que por alguna razón u otra, no se ajustan dentro de la norma, en vez de ser herramienta de instrucción de seres humanos. Una sociedad del espectáculo, que ha priorizado el entretenimiento y no el pensamiento crítico, el aprendizaje y el desarrollo del individuo. Una sociedad decadente en la que cada vez más personas son parte del problema e ignoran por completo la situación que le aqueja, pues es más pesada la minusvalía cerebral que las ganas de romper con los entes titiriteros.

Tomás G. Michel

Anuncios